domingo, 4 de octubre de 2009

Follando con clarinete

Yo era un niño de la postguerra, que tenia que estar todo el día follando para cobra un mísero salario de 30 pesetas al mes. Este trabajo a mi me suponía un gran esfuerzo, dada mi corta edad, pero a veces entre empujón y empujón, venia a mi memoria un herrero que por aquel entonces tenia el taller en la calle Lucena de Carcabuey y que no le hacia falta nadie para que le follase, el solito se las arreglaba con una especie de manivela que accionaba un ventilador, pero cuando el hombre se extasiaba de verdad, era tocando el clarinete, bien en bodas u otro tipo de animaciones, casi siempre acompañado por mi tío Lino a la guitarra. Esa fue mi primera experiencia con el clarinete, así que ahora cuando mi nieta Paula me propuso te tocase el clarinete porque así podría acompañar a Esther que toca el Oboe (y según ellas tiene un registro parecido) yo solo se que en las orquestas se sientan juntos. Bien pues después de oír a Paula me encanto la idea y aquí estoy de alumno de Clarinete.
A estas alturas habrá quedado claro que la real academia dice; follar (Der. del lat. follis, fuelle) soplar con el fuelle, asi que haber donde teniamos la cabeza.

2 comentarios:

Clandestinoproducciones dijo...

La danza de la realidad te acompañó hasta el clarinete!

Alfonso lopez soldevilla dijo...

Y esa foto papa, yo no ls he visto nunca...